69.7 F
Raleigh
Thursday, June 13, 2024

¿Estamos ciegos o no queremos ver?

Tienes que leer

Jose Luis Ortiz Guell
Soy un escritor y columnista internacional de el periódico El Querendon de Pereira de Colombia, igualmente de la Revista de difusión cultural española On Stop, en la que además soy Relaciones Publicas de la misma y he entrevistado entre otros a personajes internacionales como ( Charles Aznavour, Woody Allen, Costa Gavras, Sharon Stone, Robert de Niro, Jane Seymour, Morgan Freeman, Monica Bellucci, etc..) personajes españoles de prestigio así como a personajes latinos de importancia como Gabriela Franco, Yared Ayala, Wilson Rogelio, Elias Mondragón, etc... Escribo habitualmente en el Sol Tv de Colombia, la Comarca de Puertollano de España, Contraposición.org (España), el Sol de las Américas (Republica Dominicana), la revista cultural Ikaro y eventualmente en otras publicaciones de Panama, Mexico y Costa Rica. Pendiente de la publicación de una segunda novela en breve. He escrito varias obras de teatro, y un guión de cine de una de las mismas.

Parece que en el mundo se está desarrollando un aborregamiento social intransitorio o quizás estamos sufriendo una pandemia de miopía social preocupante, posiblemente como consecuencia de una falta de valores, de principio, de inteligencia y de cuidado a la frágil figura de la libertad y el respeto.

Recientemente, el 24 de agosto unos extremistas de extrema derecha, vinculados a ideas neonazis, atacan un bar LGTBI que acogía un espectáculo de “drag Queens” por un grupo numeroso de atacantes y hubo numerosos heridos.

En Chipre, recientemente, estos días pasados una protesta, con miembros extremistas vinculados a ideas “fascitas” y “neonazis”, más de doscientas personas encapuchas y vestidas de negro sembraron el terror ese viernes noche y no tuvieron reparos en destruir más de 200 negocios regentados por inmigrantes y se convirtió la zona en una zona de guerra en la que la policía era incapaz de detener.

Molos era una zona de guerra, motos incendiadas, coches quemados, lanzamientos de cócteles molotov sin piedad, ataques con armas blancas en una parte de la ciudad donde los ciudadanos habían ido a relajarse a la orilla del mar.
La gente empezó a huir en busca de seguridad y se refugió en un hotel cercano, donde los manifestantes también rompieron las ventanas y no respetaban ni a mujeres, ni niños.

Que no hubiera víctimas fue un verdadero milagro. Una mujer asiática, propietaria de un negocio, suplicaba en el suelo, llorando “tengo cuatro hijos” y alrededor los manifestantes coreaban: “primero comenzaremos por los inmigrantes y luego con la policía”.

El caos recorría las calles y los manifestantes avanzaban hacia la calle Anexartisias, Glastonos y el casco antiguo, dejando a su paso un rastro de dolor, fuego y devastación.

En ese momento en Baden Baden , Alemania un cargo electo de la población de extrema derecha y presumiblemente vinculado con el grupo III Wegs, de ideología neonazi y relacionado con grupos españoles como Bastión Frontal de pensamientos similares pintaba esvásticas en coches de refugiados ucarnianos y rezaba proclamas relacionadas con el exterminio.

En Estados Unidos los Proud Boys, vinculados a la imagen de Trump preparan movilizaciones en apoyo de Trump y están dispuestos a lo que sea menester.

Debemos abrir los ojos y reaccionar, estamos ante el mismo panorama que comenzó con la noche de los cristales rotos y termino con la II Guerra Mundial y más de 70 millones de muertos además de vivir bajo el terror.

Esto es un claro reproche a esos políticos que nos gobiernan que giran la cabeza y especialmente a esos que se llaman progresistas y que antes de actuar con la sensatez y la seriedad que merece el problema global que vivimos lo ignoran cegados por sus “intereses”.

Invoco a la Memoria Histórica y recuerdo que cuando Madrid, al final de la guerra civil fue tomado por las tropas “nacionales” se encontraron a lo “republicanos” discutiendo ardientemente sobre el reparto de los distintos “puestos”.

¿Acaso eso era de sentido común? ¿No hemos aprendido?

Desde aquí ruego y suplico que de una vez por todas ellos tomen conciencia de ello, los políticos, y obren en consecuencia por la salud democrática y por esa libertad que hay que cuidar….

- Advertisement -

Más para leer

- Advertisement -

Reciente