92.6 F
Raleigh
Friday, June 14, 2024

La última voluntad del difunto

Tienes que leer

Wilson Rogelio Encisohttps://sites.google.com/site/wilsonrogelioenciso/
Chaguaní, Colombia, 4/15 de julio de 1958, profesional en Ciencias Políticas y Administrativas (Administrador público), diplomado y posgraduado en diversas especialidades académicas y de gestión pública. Laboró con el Estado colombiano entre 1978 y 2015 y fue docente universitario de 1986 a 2012. Autor de una saga de veinte novelas, dos en proceso y tres en perspectiva, dos compilaciones de narraciones románticas y relatos que difunde en Revista Latina NC, wrenciso.com y en Escondite Literario Tropical. Novelas publicadas: La iluminada muerte de Marco Aurelio Mancipe, 2016, Con derrotero incierto, 2017, Enfermos del alma, 2018, El frío del olvido, 2019, Matarratón, 2021, El valle de las apariciones – Novela Coral, 2022, Berenice, una mujer feliz, 2022, Sin afán ni olvido, 2023, Historias guardadas, 2023 y ENTROPÍA, 2024. Amé en silencio, y en silencio muero, 2017, es una compilación de narraciones románticas y en Canto Planetario – Hermandad en la Tierra, 2023, participó con un relato ambiental. Wilson Rogelio Enciso es gestor de la iniciativa literaria: Una novela para cada escuela, con la cual busca incentivar la lectura en la juventud. Lleva donadas más de ciento setenta obras de su autoría en bibliotecas y escuelas públicas en Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, República Dominicana, México, Nicaragua, Argentina y España, con entregas personales, la mayoría, con envíos por correo y mediante presentaciones vía Internet.

Celebrándole el cumpleaños a un familiar en su casa de campo, otro de los invitados, de voz en cuello, contó varias historias en menos de cuarenta minutos. Todas, al cual más, me parecieron interesantes, aunque propias de sociedades subcontinentales, como esta en la cual, en suerte, nos tocó vivir.
Cuando se despachó con la quinta estaba dispuesto, por cortesía citadina, a escucharle esta y no más. Tenía pensado, una vez aquel terminara, pararme y decirles a los anfitriones que tenía que regresar temprano a la capital, antes de entrada la noche.
Nos contó que un paisano suyo trabajó toda la vida de sol a sol, como una mula. Enfatizó en que aquel hombre, aunque antes de los cincuenta tenía una inmensa fortuna, representadas en empresas, fincas agrícolas, camiones y otras inversiones, jamás disfrutó la vida, casi que ni salió del pueblo, por lo que no viajó ni se dio gusto alguno, diferente a ver crecer su patrimonio.
—Todo para él fue mero trabajo. Ni siquiera descansó los domingos ni días festivos, mucho menos, que se sepa, celebró su cumpleaños ni los de nadie. Ni siquiera los de doña Julia, su mujer, diez años menor que él. Todo lo que producía lo atesoraba e invertía para que le diera mayor rendimiento.
—¿Tuvo hijos? —preguntó alguien.
—Dicen que cuando era joven a don Pancracio lo pateó una mula en sus partes nobles —respondió el anfitrión del ágape y paisano del narrador.
—Ella, durante los treinta años de casados, pese a que su marido era el más acaudalado de la región —continuó el narrador—, apenas tenía para comer y comprarse uno que otro chiro para Semana Santa, cuando don Pancracio, hombre de fe y camándula, al fin se dignaba y le daba unos reales para que ella estrenara el Viernes Santo. Él tampoco era mucha la ropa que estrenaba y ni siquiera gastaba en médicos, menos, en remedios, cuando le comenzó la maluquera que al fin se lo llevó.
—¡Increíble que ni para el médico ni las medicinas gastara! —se me salió.
—Así fue, amigo —me respondió el narrador—. Fue amarrado hasta cuando entendió que le quedaba poco tiempo de vida, por lo cual, sabiendo que su mujer, no solo de verdad lo amaba, sino que era al extremo católica y sumisa, la llamó y le compartió su última voluntad.
—Ni me la quiero imaginar —atiné a decir—. Esta, ¿en qué consistió?
—Le dijo cuando sintió que se le escapaba la vida: «Mujer, mi última voluntad es que en mi cajón me eche toda la plata, hasta el último centavo. Me quiero llevar para el otro toldo todo lo mío para tenerlo disponible. ¡Es mi última voluntad, Julia!». Al poco tiempo el viejo estiró la pata.
—¡Inaudita la petición que le hizo su marido! —dije, tomando partido, poco común en mí—. ¡Qué señor tan tacaño!
—Lo era, amigo, lo era. El viejo sabía que su mujer, piadosa y obediente, además de sugestionada por su última voluntad, se la cumpliría.
—Entonces, ¿la señora cumplió con la última voluntad del difunto? ¡Inadmisible!
—Piadosa, obediente y sumisa, por su puesto, vendió todo y se la cumplió… el único problema fue que, cuando tuvo todo el dineral a su disposición se dio cuenta de que este no le cabría en el cajón de su difunto y amado esposo.
—¡Obvio!, ¿entonces?
—Entonces, piadosa, obediente y sumisa consignó toda la plata en una cuenta y pidió una tarjeta débito compartida a nombre de don Pancracio.
—Disculpe, no entiendo… es decir, ¿le incumplió la promesa de echarle toda su plata en el cajón?
—Nada de eso, mi amigo, en el cementerio, antes de bajar el cajón al hueco, la señora Julia lo hizo abrir, le puso la tarjeta en la mano del difunto y le dijo: «Mijo, con esta tarjeta, cuando por allá quieras efectivo, puedes retirar lo que sea y gastar lo que necesites.». Como puede ver, amigo, ella le cumplió la última voluntad al difunto.

- Advertisement -

Más para leer

- Advertisement -

Reciente