65.4 F
Raleigh
Wednesday, June 19, 2024

Un refugio para mi liróforo

Tienes que leer

Maria del Refugio Sandoval Olivas
Hgo del Parral, Chihuahua, México La pasión por escribir se manifestó desde su juventud, consolidando su primer encuentro formal, con su participación en el año 2002 en Historias de Migrantes, en el 2007, responde a    convocatoria emitida por la SEP y su historia de vida docente es seleccionada en la antología“Huellas en el tiempo”. En el 2009 publica el libro autobiográfico “Anhelos, sueños y esperanzas”, en el 2011 “Una Rosa sin Espinas”, 2013 es antologada en “Experiencias directivas exitosas”, 2015 y 2016 antologada en “Monografía de Competencias docentes”, convocadas por ENSECH; colaboradora en el Diseño de guías estatales para trabajar los Consejos Técnicos Escolares, autora de varias ponencias publicadas digitalmente,  como “Oralidad de la Lengua” en Argentina,  asistente y ponente en Congresos Educativos, dictaminadora del Congreso Nacional de Investigación Educativa, cuento “Dulce” publicado en 2018,  “Suspiros rotos” poemario publicado en 2019, cuentito “La navidad y yo” 2019; además,  es editorialista semanal en el periódico “El Sol de Parral”. Jubilada de SEP en el 2017 sigue aportando al sector educativo como: tallerista para padres de familia, docentes, alumnos y público en general. Conferencista en distintos niveles educativos en el estado de Chihuahua. Participante activa en los “Encuentros de escritores parralenses” Cuenta cuentos en preescolar y primaria. Practica el cachibol, en la Delegación de jubilados y pensionados DIV2 Socia activa de la Benémerita y Centenaria “Sociedad Mutualista Miguel Hidalgo”

Deseo compartir con ustedes, amables lectores, la felicidad que en este momento embarga mi alma. Estoy plenamente consciente, que esta emoción se mide de acuerdo a distintos parámetros que la persona y el momento otorgan. Sin embargo, también tengo la seguridad, que cuando estas situaciones se atrapan en letras, tienen la posibilidad de que sus alas crezcan para transportarse y llegar hasta espacios diversos, voz, para llevar el mensaje, oídos atentos para la escucha activa, vista para la compenetración en su lectura y muchos corazones donde estas puedan albergarse.
Estoy consciente de que las oportunidades llegan a nuestra puerta y debemos de abrir los canales para empaparnos de su contenido, tener la certeza y pasión de lo que hacemos y el por qué lo hacemos, para luego, conectar mano, mente y corazón en el viaje emprendido.
Hace un mes leí una convocatoria en un grupo de WhatsApp para participar en el “Quinto Campeonato Internacional de Escritura Consignas de Venezuela”, de inmediato me inscribí, invitando a escritores de México y otros países latinoamericanos, a ser parte de este sueño literario. La primera encomienda consistió en otorgar un nombre a nuestro equipo —que en ese momento estaba en proceso de conformación—, pensé en un caleidoscopio, por la forma que da a las imágenes, formas y colores, como espejos de luz, quedando registrado como: “Caleidoscopio de letras” y el color morado, nos fue asignado como representativo, entre otros dos equipos que portaban el mismo y que posteriormente, debíamos de enfrentar nuestros escritos para seleccionar solo uno.
Cabe mencionar que esta aventura literaria es liderada por el Dr. Alejandro Segnini Bosch, desde Venezuela y con el apoyo de las redes sociales, ha tenido un gran auge y crecimiento desde sus inicios. En esta ocasión se apoyó con los administradores de equipo: Juan Rodolfo Abrego López y Vanesa Báez Romero.
Tanto la convocatoria como el seguimiento y acompañamiento, atendieron a todas las especificaciones necesarias para alcanzar un éxito rotundo. Conformando un grupo total de trescientos noventa y tres miembros, distribuidos en treinta y cuatro equipos.
Las consignas de escritura se fueron dando conforme a las fechas establecidas. La primera se basó en imágenes proporcionadas, la segunda en palabras poco usuales que fueron aportadas por cada equipo, la tercera, en la creación de un cuento que aludiera al color representativo de su equipo, la cuarta a un sueño y la quinta a un viaje al pasado.
En total se recibieron mil setecientos quince cuentos, de los cuales, en la primera eliminatoria, quedaron trescientos cuarenta y tres, en la segunda, solo treinta y cuatro y en la última, doce como finalistas.
El esquema para votar y ser votado ha sido diseñado bajo la lupa de una magnífica organización, se utilizan seudónimos, otorgando un puntaje de dos y uno, para los mejores cuentos.
El texto seleccionado de mi autoría fue: “Liróforo”, este, tuvo el honor de pasar esos filtros y llegar a un honroso segundo lugar, además de estar en una antología, donde se seleccionaron cuarenta y uno de estos, quedando de esta manera, compilados para compartirlos.
Vaya mi más sincero reconocimiento para todas las personas que hacen esto posible, por esa unión de esfuerzos, voluntades e intelecto, puestos al servicio, aprendizaje y recreación de la literatura.
Y como colofón, pero no menos importantes, mil gracias a los integrantes de Caleidoscopio de letras, de los treinta y cuatro equipos, quedamos entre los once que cumplieron en tiempo y forma en todas las encomiendas planteadas.
Todo final implica un nuevo inicio, hemos entablado nuevas relaciones y amistades, de esa puerta abierta por el campeonato, seguirán otras siempre abiertas, esperando la colaboración y entusiasmo de quienes nos atrevemos a escribir y compartir.

Un refugio para mi liróforo
Un refugio para mi liróforo
- Advertisement -

Más para leer

- Advertisement -

Reciente