74.4 F
Raleigh
Friday, July 12, 2024

La importancia de llorar: Un camino hacia la salud emocional y física

Tienes que leer

Meditando

Felicidad inversa

Un verano espectacular

Isbelia Farias Lopez
(Venezuela), es escritora, logoterapeuta, ponente en diversos congresos de filosofía y educación, curadora en exposiciones artísticas y redactora de contenidos. En esta última faceta laboral se ha especializado en temáticas femeninas y de la sexualidad. Graduada en Filosofía por la Universidad del Zulia (2010). Realizó un máster en Filosofía en su alma mater (2013) y cursa estudios para acceder al grado en Orientación en Sexología en el Centro de Investigaciones Psicológicas, Psiquiátricas y Sexológicas de Venezuela. Cuenta además con la certificación en Coaching por la Universitat Autònoma de Barcelona, en Fundamentos de la Escritura por el Instituto Tecnológico de Monterrey, Psicología Positiva por la Universidad Metropolitana , Psiquiatría Positiva y de Salud Mental por la Universidad de Sidney y muchos otros más. Entre sus logros profesionales destaca haber participado como ponente en congresos de filosofía y educación. Del mismo modo, sus investigaciones se condensan en las diferentes revistas académicas en las que ha publicado.

Isbelia Esther Farías López
Dedicado a A.A.M. M y a
L.G. L.B

Llorar es una respuesta humana natural que a menudo es subestimada en términos de su importancia para la salud emocional y física. Las lágrimas, ya sean de tristeza, alegría, frustración o alivio, desempeñan un papel crucial en nuestro bienestar general. A lo largo de la historia, llorar ha sido visto de diversas maneras: como un signo de debilidad, una muestra de sensibilidad, o simplemente como una respuesta biológica a ciertos estímulos. Sin embargo, investigaciones recientes sugieren que llorar tiene múltiples beneficios que van más allá de la mera expresión emocional.
Liberación emocional
Uno de los beneficios más evidentes de llorar es la liberación emocional. Las lágrimas permiten que las personas expresen sentimientos que podrían ser difíciles de verbalizar. Este acto de soltar emociones reprimidas puede aliviar la tensión y el estrés acumulados. La psicóloga Judith Orloff, autora de “The Empath’s Survival Guide”, argumenta que llorar puede liberar oxitocina y endorfinas, lo que puede ayudar a las personas a sentirse mejor y reducir el dolor físico y emocional.
Regulación del estrés
Estudios han demostrado que llorar activa el sistema nervioso parasimpático, que ayuda al cuerpo a descansar y digerir, induciendo una sensación de calma. Esto puede ser particularmente beneficioso en situaciones de alta presión, proporcionando un medio natural para restaurar el equilibrio emocional.
Mejora del estado de ánimo
Las lágrimas contienen diversas hormonas y toxinas que se acumulan durante periodos de estrés. Llorar ayuda a eliminar estas sustancias del cuerpo, lo que puede tener un efecto purificador. Un estudio publicado en la revista “Emotion” encontró que más del 85 % de las mujeres y el 73 % de los hombres reportaron sentirse mejor después de llorar. Este alivio posterior al llanto puede contribuir a mejorar el estado de ánimo general y combatir sentimientos de tristeza o depresión.
Conexión y empatía
Llorar no solo afecta a quien derrama las lágrimas, sino también a los que están a su alrededor. Ver a alguien llorar puede despertar empatía y compasión en los demás, fortaleciendo las conexiones sociales. Las lágrimas pueden ser una señal de vulnerabilidad que invita a la cercanía y el apoyo de los seres queridos. Esta respuesta empática es fundamental para construir relaciones fuertes y saludables.
Procesamiento del duelo
El llanto es una parte integral del proceso de duelo. Cuando las personas experimentan una pérdida significativa, llorar les permite expresar su dolor y comenzar a aceptar la realidad de su pérdida. Este proceso es esencial para sanar emocionalmente. Inhibir las lágrimas durante el duelo puede prolongar el sufrimiento y dificultar la recuperación.
Beneficios físicos
Más allá de los beneficios emocionales, llorar también tiene efectos positivos en el cuerpo. Las lágrimas basales, que lubrican nuestros ojos, contienen lisozima, una enzima que combate las bacterias y protege los ojos de infecciones. Además, llorar puede reducir los niveles de manganeso en el cuerpo, un mineral que, en exceso, está asociado con la ansiedad, la irritabilidad y la fatiga.

A pesar de estos beneficios, llorar sigue estando estigmatizado en muchas culturas, especialmente entre los hombres. La idea de que “los hombres no lloran” puede impedir que muchos busquen el alivio emocional que necesitan. Es crucial desafiar estas normas culturales y reconocer que llorar es una respuesta humana saludable y necesaria. Promover un entorno donde las personas se sientan seguras para expresar sus emociones libremente puede mejorar significativamente el bienestar mental y emocional de una sociedad.

- Advertisement -

Más para leer

- Advertisement -

Reciente